Noticias
29/12/2015
Cómo conducir con niebla
La Autoescuela Vivero te ofrece una serie de consejos

Si vives en algún pueblo de Mallorca y tienes que llegar a casa ya de noche estos días, seguro que te has encontrado más de una vez con una situación muy desagradable para la conducción: una densa niebla que se genera por la diferencia de temperatura entre el día y la noche y que dificulta en gran medida la visibilidad.

Como en cualquier circunstancia cuando estamos al volante, lo último que tenemos que hacer es perder la calma. Las luces son clave a la hora de circular con niebla, por un lado para usarlas de modo tal que amplíen nuestro campo de visión y, por otro, para que favorezcan que seamos visibles para otros conductores en medio de la niebla.

Pues bien, en el caso de que el automóvil disponga de faros antiniebla, debemos usarlos. En todo caso, tendremos que usar las luces de posición y, nunca, las largas, ya que lo único que harán es que veamos más niebla e, incluso, pueden deslumbrar a otros conductores. En su lugar, deberemos emplear las luces cortas.

La distancia de seguridad que siempre tenemos que guardar con los vehículos que nos preceden debe ser aún mayor que habitualmente, ya que nos encontramos en unas circunstancias excepcionales que hacen que la conducción sea más difícil para todos.

Las líneas de la carretera serán nuestras grandes aliadas y nos servirán de guía cuando la niebla oculta otras referencias. Guíate por ellas antes que por otros automóviles, cuyos conductores pueden equivocarse en el trazado a causa de la niebla.

Para evitar que el parabrisas se empañe a causa de la humedad de la niebla, orienta la ventilación del coche hacia el cristal y ten el limpiaparabrisas accionado de forma permanente.

¡En la Autoescuela Vivero esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda!


ver fuente

Compartir en Redes Sociales